Reynaldo Peguero

Reynaldo Peguero

El filósofo estructuralista y semiólogo francés, Roland Barthes (1915-1980) propone que una buena caracterización para analizar la capacidad de la ciudad comunicar, hablar y conversar con su gente, impone el manejo de seis disciplinas: i) la semiología para entender los signos urbanos más significativos; ii) la geografía para considerar la ubicación territorial de cada signo; iii) la historia para valorar el surgimiento y antecedentes de las señales que genera la ciudad; iv) el urbanismo para escudriñar los signos del suelo y su expresión  en la propiedad de predios y valor de uso; v) la arquitectura como arte y ciencia de diseñar edificios y espacios que generen símbolos; y vi) el sicoanálisis como método de investigación para entender signos y sensaciones que recrean el alma humana con diversas obras, muros, rutas, edificios y construcciones urbanas.​

El ingenioso programa de Murales Urbanos iniciado exitosamente por la Alcaldía tiene fuerza para transformar a Santiago en la ciudad del Caribe que habla mejor con su ciudadanía residente y con los visitantes. Experiencias y estudios de R. Barthes, M. Castells, K. Lynch, M. Margulis y T. Puig demuestran que una ciudad habla cuando visualmente organiza cinco elementos que regularmente pasan desapercibidos: i) las sendas o rutas por donde transita diariamente la gente; ii) sus bordes, muros y esquinas; iii) la semiología y los colores delimitantes de los barrios; iv) los nodos de cruce de grandes avenidas o concurrencia de varias plazas y v) los íconos, mojones físicos, edificios característicos y símbolos naturales que sirven de referencia. Especifiquemos.

Miércoles, 16 Noviembre 2016 11:21

Agua de Santiago y Gestión de Cuencas

En 2014 se acordó vía Convenio de Gestión firmado en los jardines del Gran Teatro Regional del Cibao, el PLAN DE GESTIÓN DE CUENCAS impulsado por CORAASAN y el Consejo Estratégico (CDES); con la participación de más de 25 entidades, entre estas el Ayuntamiento, INDHRI, Santiago Solidario y APEDI. Facilitamos como Consejo, la formulación de los proyectos estructurantes de Santiago, pero son sus 70 entidades miembros los que deben implementar las acciones consensuadas para el municipio Santiago y su entorno metropolitano por más de 245 organizaciones.  

La responsabilidad, consciencia de riesgo y autocrítica en seguridad vial de la clase media santiaguera está más poluta que la honra de muchos políticos tildados de corruptos.Decenas de madres en vehículos lujosos llevan sus bebes al “Day Care”, Jardines Infantiles o las Estancias, sin ningún tipo de protección, sólo con la abuela o un familiar mal sosteniéndolo en brazos. Asimismo diariamente cientos de familias se desplazan por la avenida Juan Pablo Duarte “Corredor de los Colegios” con varios niñitos sin cinturón de seguridad, de pie y saludando graciosamente. Entre todos, los padres conductores, los peores son los“OLIGOFRÉNICOS” que se ponen cinturón, y llevan niños en vehículos que juegan y brincan en los asientos de atrás, sin protección.  

Los Mercados de Pulgas en decenas de ciudades del mundo son buenas iniciativas para impulsar el empleo, los micronegocios y la creación popular de la riqueza. Asimismo, pueden llegar a convertirse en espacios de creativas animaciones socioculturales que masifican en un territorio concreto, expresiones atractivas de las artes escénicas y visuales. Si se organizan, estos mercados favorecen el uso ordenado del suelo, eso lo observamos muy bien en Buenos Aires, Guadalajara, San Miguel de Allende, Guanajuato, Bogotá, Quito, Casablanca y Hanói, entre otras ciudades.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (AIDIS) realizaron una reciente Evaluación Regional del Manejo de los Residuos Sólidos en América Latina y El Caribeque incluyó República Dominicana.    

El nuevo Alcalde de Santiago a partir de la próxima semana, doctor Abel Martínez Durán, tiene el desafío inmediato de superar con el apoyo de todos, la crisis de gestión y recolección de basura que afecta a la que fue la ciudad más limpia de República Dominicana;  una de las más sanas, higiénicas y aseadas del Caribe y Centro América. Superada esta situación de emergencia, como tenemos la confianza que suceda, la tarea estratégica siguiente sería montar un eficiente y sostenible sistema de recolección de residuos sólidos. Por ahora, atrás deberían quedar las quimeras pretenciosas generar energía con residuos sólidos. Cualquier uso de la basura con técnicas de economía circular impone previamente, un sistema eficiente.

Es un hecho dramático, motoristas, motoconchistas y acompañantes son el sector poblacional predominante entre las más de 2,450 vidas que se pierden anualmente por accidentes de tránsito. Miles de riesgos acumulan las casi 2 millones de motocicletas de República Dominicana y los 120 mil de la provincia Santiago. Cascos de motoristas tipo sombreros, atuendos o adornos de moda sin protección de nada. Cascos sin calidad, ni homologación que no resguardan el bulbo raquídeo seccionado en los motoristas accidentados que mueren de paro respiratorio. Motocicletas de domingo, con más de tres y cuatro personas arriba: niños de meses, abuelas, mamás y padres alcoholizados en la conducción de este suicidio colectivo. Policías y guardias que tampoco utilizan protector; igualmente “Deliverys” motorizados sin ningún tipo de cuidado; y más. Un mortal y soberano desorden acontece en las vías dominicanas.

El Consejo para el Desarrollo Estratégico (CDES) con el apoyo del Ministerio de Planificación, Economía y Desarrollo (MEPyD) y el Banco  Interamericano de Desarrollo (BID), facilita que la ciudad de Santiago y su entorno metropolitano, operen con eficiencia un Programa de Seguridad Vial. Una iniciativa coherente con el Sistema 9-1-1, el Plan Estratégico 2020 y la estrategia de Santiago Sostenible. Ha llegado la hora de salvar miles de vidas y reducir las críticas cifras de mortalidad por accidentes de tránsito de 41 fallecidos por cada 100,000 pobladores; dato que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es uno de los mayores índices en toda Latinoamérica y el mundo.

Con un Decreto Presidencial que fortalezca Barrio Seguro en su concepción original, la aceleración del sistema 911 en Santiago, un fondo nacional y provincial y un control riguroso de la circulación caótica de motoristas y motoconchistas, se logra más impacto en seguridad ciudadana que la aventura de enviar simplemente a las calles miles de guardias y policías en uniformes camuflados de guerra, sin plan, ni normas institucionales claras.

Página 1 de 14