Cándido Mercedes

Cándido Mercedes

 

Sociólogo

Sobre mí

Maestría en Alta Gerencia, Especialista en Gestión del Talento Humano, Sociología  Organizacional y Desarrollo Organizacional y Gerencia Social, se desempeña como Consultor  e Instructor Gerencial. Catedrático de las Maestrías de Alta  Gerencia y Gerencia Financiera, del INTEC, Coordinador  de las  Maestrías  en Administración y Recursos Humanos, de la UCE, fue Consultor del PNUD.

Miércoles, 21 Septiembre 2016 22:02

Gatopardismo, galimatías y el capital político

La nuestra es una democracia que no produce demócratas. La praxis y la asunción de la vida cotidiana de la elite política niega este sistema. Se pensaba que el recambio intergeneracional que implicó el ascenso del PLD al poder en el 1996, llevaría consigo la puesta en escena de los valores de la democracia. Nos encontramos lapidarios como señala Latinobarómetro en su más reciente Informe del 2016 “La velocidad del mundo ha cambiado, pero no así la celeridad de la política, que transita al mismo paso cansino de antes”.

Lunes, 05 Septiembre 2016 12:24

Prácticas Irresponsables y Aberrantes

En qué momento perdimos la decencia? Si la hubo, urge recuperarla, aun sea una parte, para no seguiren estapésima modorra que nos coloca en una inercia que nos hace dañoy nos lacera todo el cuerpo, despertando día tras día en un letargode un pesado fardo que nos ancla y nos acogota en un juego sin sentido yde movimiento tosco.

“Nuestra aspiración es que un día, cuando los niños que están empezando hoy a hablar sean hombres viejos y de nosotros no quede si no una cruz sobre una tumba, esos viejos les digan a sus hijos que el compañero Juan vivió y murió pensando cada hora de cada día en servir a su pueblo”.

Juan Bosch

“Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”

Eduardo Galeano

¿Por qué Estados Unidos obtiene el lugar 22, con un Índice de 75, cuando allí existe un fuerte poder institucionalizado? Porque ellas son un prerrequisito ineludible, sine qua non para prevenir y castigar la corrupción, pero no suficiente. Requerimos de más y mejor Capital Social como elemento fundamental de compromisos recíprocos, de confianza, de solidaridad, conciencia cívica y asociatividad entre los grupos y personas. El Capital Social son “los lazos creados entre grupos de individuos que fortalecen a una comunidad y le dan seguridad frente a las amenazas procedentes del entorno”. O como diría Robert Putnam, “el Capital Social es una red de solidaridades, normas informales llevadas a la práctica para promover la cooperación entre dos o más individuos”. El Capital Social, como un constructor de redes y confianza, no es tan alto en los Estados Unidos como en Dinamarca, Suecia, Suiza, Noruega; países con las mejores evaluaciones en el Índice de Percepción de la Corrupción.

Confieso que no quiero caer en esa “vergüenza” pavorosa que nos asiste, asumiendo la cultura de la indiferencia, de la complicidad y del hedonismo más espeluznante. La tiranía de la moda y de la presión social que nos entumece, en medio de un proyecto de dominación sin imaginación y elegancia, caracterizado por un pragmatismo y practicismo ríspido, desvirgado, sin más horizonte que el inmediatismo y el dios dinero.

Un Estado Patrimonialista es todo lo contrario a un Estado Moderno. Patrimonio significa: Bienes, riqueza, hacienda, fortuna, capital, herencia, sucesión, legado, propiedad. En el Diccionario de la Lengua Española, Patrimonialista es “Que propicia la conservación del patrimonio familiar o de una sociedad. Nos dice acerca de Patrimonio: “Hacienda que alguien ha heredado de sus ascendientes. Conjunto de características que se heredan”.

Que un presidente de la organización más conspicua del empresariado dominicano exprese que el Sistema Electoral colapsó y plantee un PACTO POLITICO-SOCIAL, debe convertirse en la simbología que augure un nuevo APRENDIZAJE de lecciones

Atenaza el alma, entristece el corazón y nos afrenta ver el Informe del PNUD acerca de la pobreza y la vulnerabilidad en nuestro país. Esas mezclas de emociones paradojal, nos refiere a que la realidad social hay que cambiarla, sobre todo en una sociedad donde su Producto Bruto Interno ha crecido en los últimos 20 años: 3.7 veces; esto es, de U$17,000 mil millones de dólares en el 1996 a U$64,000 mil millones de dólares en el 2016; siendo además, una nación de renta media donde el Ingreso Per Cápita se encuentra en U$6,723.00 dólares y de acuerdo al PPA del Banco Mundial: Paridad del Poder Adquisitivo, es de U$12,600.00 dólares.

“Si hay algo que se pueda exigir a un intelectual profesional, 

 es la obligación de conservar siempre la mente serena y la sangre 

fría frente  a todos los ideales, incluso ante los más majestuosos que dominan 

determinada época, y de nadar contra corriente si fuera necesario”.

                                                                                     (Max Weber) 

La vida social en el mundo de hoy no puede concebirse al margen de los medios de comunicación. Son ellos nuestros ojos y oídos de lo que acontece en la sociedad.Es tan vital el poder de los medios de comunicación, el paradigma mediático, que lo que no se visibiliza a través de ellos es como si el hecho o el fenómeno no hubiese sucedido. Parecería que la noticia, la información, divulgada en los medios es la esencia y no la expresión del acontecimiento. Es tan dramática su importancia que nos hace confundir las causas y sus efectos. La información es el efecto del hecho. Parafraseando a Niklas Luhmann “no hay más realidad que aquella que aparece”.

Página 2 de 12