Cándido Mercedes

Cándido Mercedes

 

Sociólogo

Sobre mí

Maestría en Alta Gerencia, Especialista en Gestión del Talento Humano, Sociología  Organizacional y Desarrollo Organizacional y Gerencia Social, se desempeña como Consultor  e Instructor Gerencial. Catedrático de las Maestrías de Alta  Gerencia y Gerencia Financiera, del INTEC, Coordinador  de las  Maestrías  en Administración y Recursos Humanos, de la UCE, fue Consultor del PNUD.

Nuestra sociedad amerita una nueva construcción de civilidad. Una cultura que forje en primacía la cooperación colectiva con el vínculo con las decisiones individuales. Necesitamos cultivar un nuevo modo de vida, donde las normas de convivencia social se constituyan en la interacción social de la confianza que exprese el signo laudatorio del humano, como ser social, trascendencia esencial de nuestro pasado en el largo trajinar de la evolución y de su historia.


Requerimos desconfigurar esta cultura individualista que se regodea con el poder sin importar la legitimidad y sus trampas, una cultura entrampada en la distancia del poder, que nos dibuja a veces en la genuflexión más abyecta. Necesitamos desaprender para internalizar aprendiendo la impostergabilidad de abrazar el cambio como leit motiv de la incertidumbre. La certidumbre, en la sociedad del conocimiento y del cambio, hoy, es la excepción. Estamos instalados en la perplejidad, en la duda y nada de certeza, como espacio que nos damos en la construcción de la esperanza, de la ilusión, que es la vida verdadera.

Urge desarrollar la Resiliencia, que como diría Andrew Zolli y Ann Marie Harly es la “capacidad de un sistema, una empresa o una persona para mantener su objetivo central y su integridad ante circunstancias que han cambiado dramáticamente”. Para Ben Schneider es “la forma de cultivar la capacidad de resistir situaciones extremas y salir airosos de ellas”. Incertidumbre, riesgos y volatilidad, sin embargo, compromisos y lucha por nuevas posibilidades. Es inexorable, al mismo tiempo, ahorcar esa costumbre de las resistencias a la transparencia, estrangulemos la complicidad social, el cinismo y la simulación y añoremos, augurando un nuevo espíritu cívico en el actual contexto.

Wiston Churchill acuñó como frase lapidaria algo que retumba en el concierto de nuestra sociedad“No hay peor error en el liderazgo público que promover falsas esperanzas que pronto se esfumarán”. Por ello, es inexcusable, una confianza institucional que apele a la cultura de la legalidad y de la legitimidad como eje primordial de la Gobernanza democrática. Resquebrajar esas modorras mentales que crearon los paradigmas de los Siglos XIX y XX. Modelos mentales que como mapas no nos sirven y que debemos generar ruptura y proceso. Es asumir una nueva manera de construir más y mejor Capital Social.

Es así como visualizamos la Teoría de Juegos, que no es más que el “estudio de las decisiones humanas en situaciones estratégicas”. Para los sociólogos, la Teoría de Juegos es la búsqueda de decisiones que tienen que ver con los bienes públicos, sinergizando las decisiones individuales en el marco de la cooperación. Es la necesaria colaboración entre los individuos para la provisión de bienes públicos.

En la sociedad dominicana hay una fuerte debilidad institucional que destruye y cercena todo el tejido institucional, que como clave en toda Gobernanza democrática, se convierte en un eje estratégico, en un eje transversal para todo el componente societal. Un tejido institucional endeble desdibuja la democracia a mediano y largo plazo. El Índice de Competitividad del Foro Económico Global 2015-2016, que obtuvimos un ranking de 95/140 en el Pilar Institucional, de indicadores, salimos así:

  1. Confianza del Público en los políticos 125/140;
  2. Favoritismo en las decisiones de puestos gubernamentales – 126/140;
  3. Malgasto del Fondo Público – 116/140;
  4. Comportamiento ético de las firmas – 130/140;
  5. Confianza en servicios policiales – 137/140;
  6. Crimen organizado – 112/140;
  7. Manipulación de Fondos Públicos – 134/140;
  8. Independencia del Poder Judicial – 1105/140.

Si a esa realidad fáctica de la referida medición le adicionamos la Teoría de Juegos, de los actores involucrados en la Administración de Justicia, el proceso y resultado no puede ser más pavoroso. La cúpula destinada a la gestión y administración de la Justicia, que al tiempo que actúan muy reactivamente juegan al Dilema del Prisionero, en la Teoría de Juegos. La categoría del Dilema del Prisionero en la Teoría de Juegos a su vez tiene dos dimensiones:

  • El que expone la coordinación entre las personas, que tienen intereses muy cercanos y a la vez han de compartir.
  • El de conflicto o de suma cero; cuya caracterización se centra en que las ganancias para unos actores, significa pérdidas para los demás interactuantes en el proceso.

Cabe resaltar que los resultados esperados en esta visión de interactuación, de relación, que va de lo positivo o de suma distinta de cero; hay un abanico indeterminado que se mueve entre la cooperación y/o el conflicto. Hay 5 formas de resolver un conflicto:

  1. Competencia (Ganar/Perder);
  2. Adaptación (Perder/Ganar);
  3. Evitación (Perder/Perder);
  4. Transigir (Ganar/Perder- Perder/Ganar);
  5. Cooperación (Ganar/ Ganar).

En nuestra sociedad, en la dinámica de la negociación en la Teoría de Juegos, se abrazan las dimensiones a, b, c y d, pero muy escasamente la e. Así mismo, se asume la Teoría del Prisionero, orientado ora por ignorancia ora por la concepción autoritaria del poder, se guían por el Conflicto. El Dilema del Prisionero es el juego de suma distinta de cero en el que nos pauta toda la problemática que encierra las acciones y decisiones colectivas.

Es un axioma, cuasi una verdad de Perogrullo que el crimen organizado repercute en la desigualdad, en la corrupción, en la violencia y la impunidad de una sociedad determinada. El crimen organizado se desliza en todo el entramado social e institucional, para desde las diferentes instancias, decidir en aspectos que tienen que ver con su existencia como organización.

Lunes, 04 Enero 2016 12:18

Sueños: Poder y estado de derecho

Hoy celebramos el Día de Reyes. Por eso ayer, me tocó soñar, dejé volar el niño que hay en mí sembrando utopías para caminar, en la construcción de un Estado de Derecho. Un soñar que no es una mera ilusión, pues es tan cercano, dado que lo tenemos en nuestras propias leyes. Es la cristalización del sueño de la legitimidad. Legitimidad en la asunción del cuerpo doctrinario de las leyes y legitimidad en el ejercicio de su concreción.

Los dominicanos y dominicanas ameritamos una sociedad democrática que funcione acorde al Siglo XXI, no esta muestra decimonónica que tenemos. Auguramos por lo menos, alcanzar la legitimidad de los consensos y pactos que hemos construido. La mueca de nuestro tejido social no es otro que la expresión de un cuerpo mutilado, destrozado que nos impide una vida social que alimente el contenido real de nuestra existencia. Esta democracia etiquetada nos anula, nos vuelve sombra; nos achica en un enanismo que nos arrastra por el suelo.

Miércoles, 23 Diciembre 2015 10:20

La vulneración de la justicia

Desde la Sociología Política la vulneración de la justicia “es una alteración del orden social aceptado”. La ausencia de justicia constituye el elemento principal para perder la estabilidad social de un conglomerado humano. La justicia es la condición sine qua non, el prerrequisito más primordial, de mayor primacía para el cumplimiento de los pactos, para la construcción de los consensos. Sin justicia no hay democracia.

Jueves, 10 Diciembre 2015 15:11

Regeneración de la decencia o el colapso

Esta sociedad se encuentra en el difícil tránsito donde el contenido, la esencia de lo fundamental se confunde con la más ladina rama de la raíz misma. El espectáculo ya no es su definición, el simulacro quedó truncado en el manto permanente de la mentira. La hojarasca de la dermis constituye el epicentro de la mirada micromapeada de la realidad. El crisol de los llantos es tan variado que el ruido se esparce sin escuchar la voz. 

Miércoles, 02 Diciembre 2015 15:50

Difuminado ético y ejercicio público

Más que un Estado Social y Democrático de Derecho, lo que asistimos por la praxis social y la ausencia de la normativa institucional es a un estado de privilegios, que se cristaliza de más en más en una democracia etiquetada, sin contenido. Es la puesta en vigencia, con todo desparpajo, no ya de la subcultura de la ilegalidad, de la informalidad, sino de la asunción como cultura, como expresión erigida, de esas dos dimensiones en el ejercicio público.

Miércoles, 25 Noviembre 2015 09:07

Deterioro social, degradación y liderazgo

Hay tres hombres de gran importancia, un rey, un sacerdote y un rico. Frente a ellos se encuentra de pie un mercenario de baja cuna. Cada uno de los hombres quiere que mate a los demás. ¿Quién vive? ¿Quién muere? El poder reside donde los hombres creen que reside… es un truco, una sombra en la pared. Y un hombre muy pequeño puede proyectar una sombra muy grande”.

                                                        (Varys, La Araña, citado por Daniel Iraberri)

Jueves, 19 Noviembre 2015 20:39

Maquillando cifras y construyendo burbujas

Las olas de populismo y en gran medida, la falta de calidad de los actores políticos, han venido propiciando un nuevo ingrediente negativo, ésta vez más sistemático: maquillar cifras para construir burbujas que haga aparecer como verdad todo aquello que no obedece a la realidad.

Jueves, 12 Noviembre 2015 16:28

Concursos: empleabilidad y talento

Si es cierto el comunicado del Ministerio de Educación relativo al concurso, donde de 36,884 aspirantes, postulantes a ser Profesores solo el 31% (11,479) pasaron las pruebas y 69% (25,405) fueron descartados; esos datos arrojan múltiples lecturas. Decimos si es cierto, porque corre como la verdolaga en el campo, en varios países latinoamericanos, en esa enfermedad del populismo, maquillar cifras. En este caso, nos preguntamos que ganaría el referido Ministerio si las cifras fueran manipuladas, sobre todo, que en este caso ponen en una situación difícil a las universidades de donde provienen los postulantes.

Página 4 de 11