Miércoles, 16 Noviembre 2016 11:21

Agua de Santiago y Gestión de Cuencas

Escrito por 

En 2014 se acordó vía Convenio de Gestión firmado en los jardines del Gran Teatro Regional del Cibao, el PLAN DE GESTIÓN DE CUENCAS impulsado por CORAASAN y el Consejo Estratégico (CDES); con la participación de más de 25 entidades, entre estas el Ayuntamiento, INDHRI, Santiago Solidario y APEDI. Facilitamos como Consejo, la formulación de los proyectos estructurantes de Santiago, pero son sus 70 entidades miembros los que deben implementar las acciones consensuadas para el municipio Santiago y su entorno metropolitano por más de 245 organizaciones.  

 Hay que reconocerle a CORAASAN, auspicio y promoción visionaria y vanguardista de esta iniciativa que da cumplimiento a uno de los proyectos del PES 2020 para lograr un Santiago Verde, Sustentable y Amigo del Yaque del Norte. 

El Plan Gestión de la Cuenca Media-Urbana del Yaque promueve la equidad socio-territorial y la inclusión social. Tiene especial identificación con las políticas y el plan de cooperación de USAID 2014-2018  para la República Dominicana y la inversión en materia de agua potable y saneamiento de Santiago, que impulsa el señor presidente de la República, Danilo Medina. Todavía ahora en 2017 que se ha decido corregir el problema de las aguas residuales de Licey al Medio.  La gestión de cuencas de Santiago se fundamenta en la Ley Orgánica de CORAASAN, No. 582-77, y es consistente con la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030 (Ley 1-12) y el Plan Estratégico “Santiago 2020 (Ordenanza Municipal No. 2945-10). 

El Cibao tiene 23 presas y embalses de las 34 de la nación. La península de Samaná, las cordilleras septentrional  y central, la costa atlántica y el valle del Cibao acumulan 24 mil km cuadrados de unidades hidrogeológicas para recarga de acuíferos. Somos el ícono hidrográfico de la isla y acumulamos la mayor cantidad de arroyos activos y mejores nichos para el turismo verde de calidad del país. El desafío de la tendencia deficitaria del agua de Santiago y el Cibao, impone una armónica gestión de cuencas, valorada como la suma de recursos naturales configurados por ríos, arroyo y cañadas urbanas saneadas, encauzadas y reforestadas, que se fundamenta en una política de conservación articulada con eficacia, sostenibilidad y responsabilidad social, que garantiza la adaptación al cambio climático, la mitigación de riesgos naturales, conservación del recurso agua y promoción de la calidad de vida.

Todas las entidades se han comprometido en realizar las gestiones de lugar para institucionalizar el Consejo de Cuencas de Santiago que tendrá carácter de entidad de concurrencia horizontal, y está coordinado por CORAASAN; el Ayuntamiento asumió la coordinación adjunta de Ordenamiento Territorial; el Ministerio de Medio Ambiente la coordinación de Sustentabilidad Ambiental, el INDHRI de protección de los recursos hidráulicos y el CDES, la secretaría técnica. PLAN CUENCA, como le llamamos, se estructura en 5 secciones formuladas vía investigaciones de campo, consultas a expertos, revisión bibliográfica y cartográfica. Las 4 primeras corresponden al diagnóstico de las subcuencas urbanas y del Yaque.

En las tres primeras, se presenta el diagnóstico por componente: I) Natural-ambiental, II) Socioeconómico y III) Espacial); en la cuarta sección se sintetizan esos resultados y el análisis FODA. La sección final, es propositiva y estratégica. Expresa la Visión de la Cuenca, los proyectos estructurantes y de victorias rápidas. Cada sección presenta especificidades que contribuyen a entender la globalidad del objeto de estudio. PLAN CUENCA propone hacer correctamente lo que hay que hacer en el río Yaque, y transitar racionalmente del empirismo hacia el trabajo técnico, planificado y ordenado en cada componente de la cuenca urbana del Yaque del Norte. 

El PLAN CUENCA es coherente además con la iniciativa en ejecución del ICES del BID, por lo que debemos saludar este consenso y solicitar que todas y todos, ejecuten lo que ahí se acuerda. CORAASAN ha hecho su parte ejecutiva, el Ayuntamiento también sobre todo con los residuos sólidos  hay mucho que hacer y ahora que la USAID nos convoca a trabajar por la adaptación al cambio climático y la reducción de riesgos, todas y todos debemos contribuir con este proceso.