Jueves, 01 Diciembre 2016 11:24

Torre Eiffel y cultura en Santo Domingo Oeste

Escrito por 

 

Torre Eiffel, Francia, construida en 1889. Replica de la torre Eifell, Santo Domingo Oeste, construida en diciembre 2016. Torre Eiffel, Francia, construida como parte de las Exposiciones Universales de 1889 y 1990. Replica de la torre Eiffel, Santo Domingo Oeste, construida como atracción para las festividades navideñas. Criticada la de Francia, en su época como ''monstruo de hierro''. Criticada la de Santo Domingo Oeste porque ofende el poder simbólico de la plaza de Las Banderas, por el desconocimiento del alcalde sobre el origen de la Eiffel francesa y por la poca o ninguna transparencia en la adjudicación de la obra.

Una pregunta a responder es si la Eiffel de SD Oeste responde a una política cultural y si es prioritaria cómo inversión pública. La respuesta es completamente cerrada: ninguna de las dos.

El Ayuntamiento de SD Oeste carece de una estrategia de desarrollo cultural , como la mayoría de los Gobiernos Locales de República Dominicana. Una política cultural en SD Oeste debería responder a la recuperación de las Ruinas de Engombe y la Casa Grande de Palavé, estructuras coloniales del siglo XVI. Una competencia propia del Ayuntamiento es proteger los patrimonios históricos y culturales y de sumo valor cultural, los cuales son oportunidades para la educación de la población y atractivos turísticos y de desarrollo económico local. Las Ruinas y la Casa Grande no son réplicas, son reales. Como tampoco son replicas el patrimonio cultural intangible que se sostienen en Hato Nuevo, Manoguayo, con raices en Africa y Europa. O el Carnaval Barrial de Herrera, el cual constituye parte del capital social de la población.

Las prioridades de Santo Domingo Oeste son obvias: reforma del sistema vial de las avenidas Isabel Aguiar, Prolongación 27 de Febrero, Luperón, México, las Palmas o Duarte Vieja, los Beisbolistas; una transformación vial que conduzca con bajar radicalmente el congestionamiento, contribuya con el flujo más rápido de vehículo, la disminución de accidentes de tránsito y el embellecimiento del entorno; un agresivo programa de becas e incentivos para la población estudiantil, casi el 70% de la población entre 5 y 29 años no está asistiendo a la escuela; aplicación de un plan de ordenamiento territorial para regular las construcciones de locales comerciales y residenciales, la mayoría construidas ilegalmente; fomento del desarrollo económico local, que el ayuntamiento dedican recursos para la generación de empleo y el fortalecimiento de los sectores productivos y prestadores de servicios; aplicar estándares de calidad a los servicios públicos que son competencias y que generen niveles altos de satisfacción en los usuarios. Con los que cuesta la réplica de la torre Eiffel el Ayuntamiento pudo concebir su plan de Desarrollo Institucional y Municipal, y disponer de un plan de ordenamiento del caos que existe en ese territorio y ejecutar un programa de gobernabilidad democrática. Para ser certero en las prioridades hay que disponer de fuerte voluntad política y visión democrática en el ejercicio del poder, desafíos  que necesitan dolientes.

¡Aparecen fondos para la réplica de la torre Eiffel !. No obstante, no hay recursos para la inversión en cosas útiles y estratégicas. La construcción de una réplica de la torre Eiffel será justa, siempre y cuando esté planificado, esté sobrando o se haya ahorrado y ser el producto de una política definida y validada por diferentes sectores claves del territorio. La decisión unipersonal para su construcción es el resultado de un estilo de gobernar que corroe todo el sistema municipal. Ejemplos sobran. 

Foto: Carmen Suárez/Acento.com.do

 

 

Modificado por última vez en Jueves, 01 Diciembre 2016 15:15