Viernes, 24 Febrero 2017 09:48

No se hace lo suficiente para erradicar la violencia de género

Escrito por 

El 60% de la población piensa que el Estado no hace lo suficiente para prevenir y enfrentar la violencia de género, según una reciente encuesta Gallup. Un decepcionante porcentaje entorno a la poca efectiva de respuesta del tercer país con la tasa más alta de feminicidios en Latinoamérica.

La encuesta no precisa la exacta comprensión del término en las personas encuestadas, pues con frecuencia se entiende que la violencia de género es sinónimo de violencia contra la mujer, cuando realmente incluye otras formas de violencias.

Sin contradecir la percepción ciudadana me atrevo afirmar que realmente es mucho lo que se ha hecho desde la promulgación del marco legal. La creación de estructuras físicas y organizativas, la capacitación y especialización de personal de atención, las coordinaciones interinstitucionales, la promulgación de otras normas como las de casas de acogida, son algunas de las iniciativas llevadas a cabo desde el estado.

La efectividad en la reducción de las violencias contra las mujeres se direcciona en combinaciones de medidas integrales de prevención, atención con calidad y sanción. Veinte años después de la promulgación de la Ley 24-97 es justo y sensato evaluar el impacto de las intervenciones y reconocer dónde han estado y continúan las debilidades.

Las ENDESAS2007 y 2013 reportan mayor aceptación del maltrato físico del esposo o compañero a la pareja en las poblaciones más  jóvenes con edades entre 15 y 24 años.  Un estudio de UNFPA reporta que el 77% de los estudiantes del segundo ciclo de educación primaria y en grados de secundaria de escuelas públicas y colegios privados estuvieron de acuerdo con que “los hombres no les deben pegar a las mujeres, pero hay mujeres que con su conducta sacan de quicio a los hombres y por esto ellos les pegan”.Esto indica que es mucho lo que hay que hacer para transformar imaginarios culturales que justifican el maltrato a las mujeres.

De continuar haciendo lo mismo tendremos los mismos resultados, encabezando deshonrosas posiciones al mantener los altos niveles de violencia y feminicidios, en comparación con los datos latinoamericanos.

Con mucho menos de 92 millones de dólares alcanzaría para ofrecer atención integral y con calidad a sobrevivientes de violencia, con medidas socio económicas para ellas y sus hijos e hijas. Además de diseñar e implementar una política educativa que integre la educación para la igualdad, con campañas de prevención, promoviendo formas independientes y liberados de vivir la condición humana indistintamente de ser mujer u hombre.