Martes, 22 Agosto 2017 12:11

Santiago y su expansi贸n

Escrito por 

El suelo del municipio de Santiago se encuentra expuesto ante el proceso histórico de urbanización, en el cual se ha ocupado todo el territorio municipal sin tomar en cuenta los suelos de vocación agrícola, las zonas de alto riesgo sísmico o los lugares susceptibles a deslizamientos, entre otros factores. El avance del suelo construido devora todo el territorio ampliando su ocupación por una superficie carente de controles para su uso, con un suelo urbanizado que ha cambiado de 55.31 km² a 78.17 km² en el periodo 2000 – 2015 para una variación de 22.86 Km² lo cual representa un incremento de un 41.3% con relación a la superficie ocupada en el año 2000.

A partir del primer picazo que da inicio formal a la construcción en la Ciudad Juan Bosch Norte (CJB-Norte), el municipio de Santiago cuenta con un elemento catalizador para impulsar un proceso ordenado de expansión urbana que consolide la conurbación espontánea que se está materializando entre la zona urbana de Santiago de los Caballeros y el Distrito Municipal de Hato del Yaque; este nuevo proceso de expansión contribuye en frenar el avance de la urbanización descontrolada hacia la falla ubicada en la Cordillera Septentrional, reduce la ocupación de los suelos de vocación agrícola situados en La Canela, San Francisco de Jacagua o Hato del Yaque y detiene la ocupación de las zonas próximas a todo el circuito azul compuesto por el rio Yaque del Norte, sus afluentes, arroyos y cañadas.

La localización de esta propuesta de desarrollo financiada bajo el esquema del fideicomiso se ubica en Hato del Yaque, uno de los cuatro Distritos Municipales que forman parte del municipio de Santiago, situado al oeste de la principal zona metropolitana. El proyecto CJB-Norte plantea la construcción de 10,000 a 15,000 viviendas, proyectando una ocupación aproximada de 45,000 habitantes que sumado a la población actual (29,524 habs.) ascendería a una población total de 74,524 habs. al finalizar el proyecto, para un incremento porcentual de un 152% de la población actual. La ocupación del suelo urbanizado de Hato del Yaque también aumentara de 2.39 km² a 4.29 Km² para un incremento de un 79.5% del suelo construido actualmente.

La consolidación del territorio próximo a CJB-Norte como zona de expansión urbana, el incremento proyectado de la población y el aumento del suelo urbanizado representan un reto para los actores públicos y privados del nivel local, regional y nacional; ya que la dinámica urbana que surge con este proyecto requiere fomentar una nueva articulación entre el circuito Hato del Yaque – Santiago de los Caballeros y necesita mejorar la oferta de servicios que hoy en día se ofertan con precariedad a una población mucho menor que la proyectada.

La nueva articulación necesita mejorar la conectividad entre Hato del Yaque y Santiago de los Caballeros ampliando la cantidad de carriles de este circuito vial, habilitando una vida secundaria de conexión y estableciendo un sistema de transporte colectivo que fomente desplazamientos a través de medios de transporte masivo en lugar de fomentar el uso de vehículos privados. A pesar de que en la actualidad la mayor cantidad de oportunidades se encuentran en la zona metropolitana de Santiago esta nueva realidad necesita de una economía fortalecida que produzca los puestos de trabajos que Hato del Yaque necesita con la finalidad de impulsar el desarrollo de esta nueva zona urbana y disminuyendo su dependencia con el principal centro urbano del municipio de Santiago.

Otro desafío importante en la expansión de la nueva zona urbana de Santiago se encuentra en el mejoramiento de los servicios e infraestructuras que en la actualidad operan con precariedad y que necesitan adecuarse para servir con eficiencia a esta nueva población, entre los que se destacan la necesidad de un acueducto, la construcción de un sistema completo de aguas residuales, la apertura de un nuevo cementerio y la necesidad de mejorar las condiciones sanitarias del vertedero utilizado por Hato del Yaque y La Canela.

Sin lugar a dudas la apuesta de construir Ciudad Juan Bosch – Norte es una oportunidad para ordenar el municipio de Santiago, a través de la construcción de viviendas y la puesta en operación de servicios públicos que mejoren las condiciones de vida de los habitantes del Distrito Municipal y de su entorno inmediato; el desafío consiste en impulsar un proceso de expansión urbana que no solo beneficie a los desarrolladores y adquirientes del proyecto, sino que mejore la calidad de vida de los habitantes de Hato del Yaque, impulse una economía que produzca empleos de calidad y propicie un nuevo modelo de gobernanza basado en la articulación Municipio – Distrito Municipal, complementado por la participación del gobierno nacional a través de un ente desconcentrado que garantice el desarrollo endógeno de la región a través de una visión supra-municipal más cercana a la población.