Dos Párrafos

Dos Párrafos (74)

Miércoles, 27 Septiembre 2017 09:08

¡Y cuándo llegue el terremoto a RD!, será tarde

Escrito por

México acaba de enterrar sus muertos por dos terremotos. En el Caribe están enterrando sus muertos como consecuencia de un ciclo de huracanes y de tormentas tropicales. La realidad es que, tanto el ámbito urbano como rural están expuestos a desastres naturales provocados por huracanes o ciclones, terremotos, tsunamis, tifones, tornados, tormentas tropicales, los fenómenos del niño y la niña. Todas estas manifestaciones de la naturaleza impactan muy negativamente al ser humano. Miles de personas en el mundo mueren y sufren por los efectos fenómenos naturales. Hay catástrofe. Miles de millones de dólares invertidos en recuperación, cuya capacidad de respuesta depende del desarrollo económico de cada país, de la voluntad política y de la responsabilidad social. Los países con mayor PIB y los más responsables con visión proactiva, los de más bajos ingresos e institucionalmente desorganizados, como República Dominicana y similares en el mundo, con visión reactiva; la cual es la plataforma que soporta el fracaso en la política de gestión de riesgos.

En el momento en que se escribe esta reflexión, se está desarrollando a nivel nacional un proceso de consulta que busca conocer la opinión de sectores de la sociedad civil, las entidades gremiales que representan los intereses de sus asociados (alcaldes, regidores, directores y vocales de juntas de distritos municipales), entidades del Gobierno Central, órgano de control del Estado e investigadores o estudiosos de la cuestión municipal.

La Marcha Verde es el movimiento social que más alcance movilizador ha provocado en la sociedad dominicana en más de 30 años. La anestesia social colectiva está cerrando un ciclo. Por vez primera en la historia de los movimientos sociales de República Dominicana aterriza una estrategia de alcance e integración territorial y multisectorial, que aporta a superar una deuda con la esperanza y la perspectiva de provocar movilización de gran calado. Se ha pasado de la presión social de la clase media de los grandes centros urbanos y metropolitanos (Gran Santo Domingo y Santiago) y de las acciones barriales por el bienestar material y de sobrevivencia hacia la articulación, combinación e integración de sujetos sociales de barrios populares, estudiantes, comunicadores, pequeños y medianos empresarios, políticos… Hacia la interacción intergeneracional o de ciudadanos y ciudadanas de diferentes generaciones.

El pasado 27 de junio, el presidente Danilo Medina presentó a la opinión pública el programa Dominicana Limpia, con el cual se persigue regular e intervenir los vertederos y rellenos sanitarios, fomentar el reciclaje de la basura y capacitación a los gestores de los ayuntamientos y juntas de distritos municipales. El presidente planteó que el caos en la gestión de la basura, un cuestionamiento directo a la ineficiencia de los gobiernos locales, podría ser una oportunidad para la industrialización de los residuos sólidos a nivel nacional.

Jueves, 30 Marzo 2017 19:06

El horizonte de #LamarchaVerde

Escrito por

#LamarchaVerde es el movimiento social con más alta relevancia movilizadora, masificado, diverso en contenido de clase social, plural ideológicamente y con mayor posicionamiento público que ha habido en República Dominicana en las últimas décadas. La identidad social con la lucha contra la impunidad ha calado en diferentes generaciones y estratos socioeconómicos, según se observan en las manifestaciones. La reacción del PLD, partido de Gobierno, ha sido dual, porque hay un sector que no cuestiona frontalmente la manifestación y otro se orienta por las vías de las descalificaciones, por el carácter partidario que dicen que le arropa a la #LamarchaVerde. La crispación al interior del PLD y su involución democrática, son componentes claves de dicha dualidad.


El movimiento social de #LamarchaVerde muestra una existencia de transformación, según el ciclo clásico de las estructuras de construcción de contrapeso social de esta naturaleza. Este movimiento no nació con la denuncia de sobornos por parte de Odebrecht y el enriquecimiento ilícito de funcionarios públicos. Es el resultado de procesos sociales surgidos en el pasado. Es un continuum social. #LamarchaVerde es síntesis de acumulación de fuerzas sociales y sectoriales que devinieron en motores impulsores de la indignación popular con los déficits institucionales, de la calidad de la democracia dominicana y de la representación. El hartazgo social se está haciendo sistémico. Un hartazgo en crescendo desde los negocios con la cementera en el parque de los Haitises, la actitud del leonelismo en relación a la calidad de la educación frente a la lucha por el 4% del PIB para este sector, el déficit fiscal de más de 200 mil millones sin consecuencias para sus autores, las amenazas de privatizar la explotación de Loma Miranda y el archivo de casos obvios de corrupción por parte de la Justicia. El balance en credibilidad es más negativo que positivo, en la lucha contra la corrupción y en las políticas de seguridad ciudadana.

Los movimientos sociales pasan por tres etapas: se disuelven, se transforman y se institucionalizan. Su disolución se produce por la ejecución del monopolio de la violencia por parte del Estado, que lleva a sus dirigentes a la clandestinidad, armadura que no se utiliza en dominicana; por el éxito alcanzado en función de que los poderes hegemónicos han cedidos a las demandas ciudadanas, lo cual no ha ocurrido; por fracaso producto de perdida de legitimidad o la aplicación de malas estrategias. El movimiento social #LamarchaVerde tiene una gran virtud, que es su capacidad de transformarse a través del aprovechamiento de coyunturas, la substracción de problemas o necesidades que permiten una identificación de amplio segmento de la sociedad, ayer con la clase media muy capitalina y hoy con una amplia gama de clases sociales de diferentes regiones del país.

La tercera etapa de un movimiento social, según los análisis sociológicos, es la de institucionalización. En esta etapa el movimiento adquiere un carácter formal, porque puede fundarse como partido que lucha por el poder político, convertirse en una asociación burocrática y canalizar recursos para su sostenimiento. La burocratización es la racionalidad de la acción social que golpea de frente la acción callejera, anestesia el movimiento social. El carácter informar del movimiento social, interviniendo individuos y organizaciones sociales de modo horizontal en la toma de decisiones, es su gran riqueza y aporte en capital social. La institucionalización con burocratización es compuerta que obstaculiza el desarrollo de todo movimiento social. La etapa tres, de institucionalización, puede desencadenar en la etapa uno de disolución. #LamarchaVerde, tiene que sostenerse en contante transformación.

El horizonte de la #LamarchaVerde es de largo aliento. Hay problemas por confrontar, que son de carácter estructural, como la débil institucionalidad democrática y la ineficiencia del Sistema de Justicia; la crisis en valores y principios éticos de los partidos políticos, incluyendo partidos en los cuales participan algunos de los dirigentes que acompañan al movimiento social; el agravamiento de las condiciones de vida de la población dominicana y de las amenazas latentes y reales del derrumbe del bienestar material de la clase media. Por su lado, hay cambios en las dinámicas territoriales, en los modelos de interacción social, en los procesos de socialización, en la irrupción de las redes sociales; el verde como poder simbólico constructor de una identidad; el surgimiento de nuevos movimientos políticos, y políticos jóvenes con nuevos enfoques de participación y del ejercicio político.

Finalmente, el movimiento #LamarchaVerde, no es ni debe ser un partido. Tampoco existe esa intención. Las fronteras están claras, en sus dirigentes. Es diferente a la construcción de la tesis donde se sintetice que el liderazgo social, o parte, de la #LamarchaVerde adquiera un posicionamiento público que permita un posicionamiento político con legitimidad en el imaginario social. #LamarchaVerde puede aportar liderazgo político, pero el liderazgo político de los partidos no puede ser liderazgo de #LamarchaVerde, porque le quita identidad y lo desnaturaliza como expresión colectiva de una diversa ideológica. En torno a la relación partidos-movimientos sociales, Alain Touraine, sociólogo de los movimientos sociales, escribe que «Necesitamos movimientos sociales calientes vinculados con partidos políticos fríos.».También, necesitamos movimientos sociales vinculados a un liderazgo político ético y comprometido con la agenda de #LamarchaVerde; abiertos a un liderazgo coherente y comprometido con la agenda verde de cero corrupción e impunidad. #LamarchaVerde, además de tener el compromiso de enfrentar las malas prácticas del Gobierno Central, está compelida a desafiar a congresistas, autoridades de ayuntamientos y a los propios partidos. Estos últimos deberían inmutarse con las malas prácticas de sus correligionarios, incluyendo a algunos que participan de #LamarchaVerde. Esto aporta calidad y fortalece la identidad.

Jueves, 16 Marzo 2017 19:37

Vertedero de Duquesa, Lajun y transparencia

Escrito por

Nuevamente la empresa Lajun Corporation, empresa que administra el vertedero de Duquesa, emplea la estrategia de parar el servicio de gestión de la disposición final de los residuos sólidos. El paro, en este caso parcial, podría obtener de nuevo un resultado concreto: la renta, a favor de la empresa y la continuidad desfavorable de los impactos ambientales.  La última vez que lo hizo fue en la gestión de Gobierno Local del alcalde Francisco Fernández, quien anunció a rescisión o anulación del contrato e hizo un llamado licitación pública en el año 2013. No obstante, en fase posterior hubo un "negocio" entre las partes (alcalde y Lajun). La renegociación con Lajun significó una violación directa de la Ley 340-06 de Compras y Contrataciones y su reglamento de aplicación. Ninguna de las instituciones rectoras de compras, control externo y de la Contraloría Municipal se inmutaron.

En el contexto del conflicto, quiero resaltar los siguientes puntos:

1-Debajo de Duquesa, hay una infraestructura enterrada, que costó millones de dólares. Un gran aporte hizo la JICA en el período 1994-1998, con la construcción de un relleno sanitario. La irresponsabilidad de la alcaldía de Santo Domingo Norte, y de todo el sistema municipal, condujo a que Duquesa pasara de ser un relleno sanitario con estándares de calidad internacional a ser un botadero de basura. La responsabilidad se extiende a todos los alcaldes, los cuales actúan con una visión de mira muy estrecha, observando únicamente una parte del problema y no el todo. Un sistema de gestión de residuos inicia en la casa, luego en la recolección, transportación y disposición final. Las alcaldías del Gran Santo Domingo de modo directo no asumen compromiso ni con la recolección y transportación, y mucho menos con la gestión del vertedero; porque todo el sistema está privatizado y en muchos casos resulta rentable para los poderes políticos locales.

2-La reiterada crisis de Duquesa, es una manifestación concreta de la incapacidad de los alcaldes. Esto así, porque ante que apoyar la Mancomunidad del Gran Santo Domingo, la cual es resucitada en época de crisis, para gestionar colectivamente el vertedero, acuden “al papá” Gobierno Central. Siendo esta una de la manera deslumbrante de su ignorancia sobre la descentralización del Estado. El Gobierno puede ayudar, dentro de una estrategia de coordinación. Pero las alcaldías deberían ser la responsable directa de administrar un servicio que es esencialmente de vocación municipal. Lo contrario, a esto último, sería estar de acuerdo con la recentralización de los servicios públicos que competen a los ayuntamientos, traducido en pérdida de autonomía administrativa.

3-Hoy y cuando hay crisis, los alcaldes se preocupan por el vertedero, lo cual es obvio. Sin embargo, la calidad de la recolección de residuos y su transportación por parte de las empresas no son cuestionadas. Las empresas contratadas, que han devenidos en monopolios, han sido financiadoras de campañas. Existe una triangulación de sobornos e impunidad entre empresas-parte de autoridades-intermediarios. El peso de residuos que transportan los camiones compactadores no son controlados adecuadamente. Los Ayuntamientos pagan dinero por encima de la cantidad de toneladas recolectadas. La pagan los contribuyentes. Incluso, muchos transportan escombros de construcción y lo cobran como si fueran residuos domésticos. Los alcaldes lo saben, y lo sabe Lajun.

La crisis con la empresa Lajun es sólo una parte del problema. Las soluciones planteadas no responden a una estrategia a largo plazo. Con Lajun hay una solución transitoria, no definitiva. La gestión mancomunada del servicio es parte de la solución. En esta perspectiva es que el Gobierno Central debería decidir su apoyo, más que intervenir siendo gestor. La gestión mancomunada llevaría ahorrar recursos y protegería a los ayuntamientos de la autosuficiencia financiera de los recursos, muchos de los cuales van a parar a los bolsillos de las empresas privadas, las cuales disponen de camiones que circulan como “pocilgas rodantes” por todo el espacio territorial del Gran Santo Domino, además, de carecer de capacidades técnicas y de mucha falta de principios de honestidad y ética para brindar un servicio de calidad.

En el contexto del próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se está desarrollando una jornada mundial denominada “Paro Internacional de Mujeres”. En solidaridad con las mujeres, los hombres conscientes y comprometidos también debemos decir “Yo Paro”. Razones sobran para parar, porque el déficit social de la desigualdad entre los géneros, acumulado históricamente, es y ha sido una gran injusticia. Por eso tenemos muchas razones para parar.

Cada cuatro años, y particularmente el 26 enero posterior a la juramentación de autoridades municipales, la sociedad dominicana lee, mira y escucha opiniones sobre quién será el nuevo secretario general de la Liga Municipal Dominicana. Aparece la opinión de cerrar el organismo o cambiarlo. Cambia o sigue igual. Los candidatos propuestos por los partidos, o los que se autoproponen, lanzan mensajes de nuevas acciones, aunque muy pocos o ninguno marcan con claridad meridiana las estrategias, planes, programas y proyectos para alcanzar el cambio institucional.

Sábado, 31 Diciembre 2016 10:40

Balance 2016: al sistema municipal dominicano

Escrito por

El año 2016, para el sistema municipal dominicana, concluye dejando huellas políticas e institucionales de vulneración e infracción de la democracia local y del desplazamiento formal de una de las estructuras políticas históricas, fruto de su confrontación interna: el PRD. El 2016, año de cambios en la correlación de fuerzas a nivel nacional, provincial y municipal. Un año con pocas novedades en transparencia y en reforma de la Administración Local. El SISMAP Municipal agregó valor a la transparencia. Se reitera o sostiene el nivel de centralización del Estado, y se profundiza la pobreza financiera de los ayuntamientos y juntas de distritos municipales. Durante el 2016, el gremialismo municipal operó con bajo perfil en relación a su incidencia en la agenda descentralizadora y en su relación con la sociedad. Un año que deja endeudamiento exacerbado o de agravamiento de las finanzas municipales.

Domingo, 11 Diciembre 2016 19:46

La otra Brillante Navidad

Escrito por

La anterior Alcaldía del Distrito Nacional desarrolló de  modo sistemático el evento bautizado como Brillante Navidad, el cual fue desestimado por el actual alcalde (2016-2020 ), y proyecta la inversión de los recursos, RD$40 millones, en alumbrado público. No obstante, la fiesta se traslada al municipio Santo Domingo Este con un nuevo nombre:  "Vive la Navidad''.

Página 1 de 6